TRASTORNOS ALIMENTICIOS EN LOS NIÑOS

| labadmin |

Importante visitar a los especialistas para lograr un tratamiento efectivo

La alimentación es lo más importante para lograr el desarrollo del ser humano, en especial el de los niños.  Es importante identificar el por qué en ocasiones los niños no quieren comer o se rehúsan a ingerir ciertos alimentos.  Muchas veces lo padres pasan por alto estas conductas por entender que puede ser capricho del niño.  Sin embargo, estudios recientes demuestran que esto podría estar relacionado con diversos trastornos alimenticios como lo son el: trastorno restrictivo de la ingesta de alimentos por evitación (ARFID, por sus siglas en inglés), disfagia o el trastorno alimentario pediátrico (PFD, por sus siglas en inglés).

Estos trastornos van más allá de lo psicológico, estos son desviaciones que pueden poner en riesgo la salud de los pequeños.  Cada uno tiene características que son importantes reconocer para poder ofrecer un tratamiento certero y efectivo.  

“La meta principal en la terapia de alimentación y disfagia es que el niño logre alimentarse de manera segura, que pueda disfrutar su proceso de alimentación y que su dieta sea una saludable.  Además, para lograr esto es necesario el trabajo en equipo entre diferentes especialistas incluyendo Terapista ocupacional, gastroenterólogo y pediatra entre otros”, aseguró la licenciada Mariana C. Gómez Sánchez, MS CCC-SLP; patóloga del habla y directora del programa de patología de Precision Health Centers para adultos y Precision Kids para niños.

Igualmente, la patóloga del habla indicó que “siempre se debe descartar la presencia de frenillos restrictivos ya sea en el área lingual o labial.  Ya que la presencia de los frenillos impacta negativamente el proceso de alimentación”.

Trastornos alimenticios:

  • ARFID
    • Este tipo de trastorno es similar al de la anorexia, aunque no tiene el desorden psicológico como la preocupación por peso, imagen corporal o tamaño si afecta considerablemente al niño.  De acuerdo con información ofrecida por WebMD, con este tipo de trastorno no ingieren las calorías necesarias para que su cuerpo funciones adecuadamente.  Esto podría causar retrasos en el crecimiento de los niños, así como en su desarrollo.
    • Aunque todavía se desconocen las causas, podría relacionarse con personas que tienen una sensibilidad extrema al sabor o textura de los alimentos. 
    • Algunos de los síntomas son:
      • Pérdida de peso severa
      • Falta de apetito
      • Dolor de estómago o calambres
      • Estreñimiento
      • Problemas de concentración
      • Niveles de hierro en la sangre bajos
      • Latidos del corazón bajos
      • Mareos o desmayos
      • Sentir frío todo el tiempo
      • Cabello fino o caída de cabello
      • Pelo, piel y uñas resecas 
      • Debilidad muscular
      • Sistema inmunológico débil 
      • Heridas que tardan en sanar
    • Los niños que tienen este tipo de síndrome también podrían desarrollar estado de ansiedad, transformándolo en un desorden psicológico.  
  • Disfagia
    • Esta se reconoce como un problema de tragado.  Esta condición se refleja cuando la comida o líquidos no pueden pasar fácilmente de la boca del niño a la garganta baja al esófago y llega al estómago cuando es ingerido. 
    •  El mismo puede ocurrir que las cuatro fases de tragado y hasta resultar en aspiración de comida, liquido o saliva a la tráquea provocando un reflujo de comida que llegaría a la cavidad nasal.
    • Las consecuencias para el niño son:
      • Rechazo a la comida
      • Rechazo a tragar
      • Neumonía por aspiración
      • Desnutrición
      • Deshidratación
      • Complicaciones gastrointestinales
      • Poco aumento de peso, entre otras
  • PFD
    • La alimentación de un infante consiste en una coordinación de destrezas.  Tan solo para tragar se requiere el uso de 26 músculos y seis nervios craneales para lograr el proceso de alimentación. (feedingmatters.org)
    • PFD afecta uno en 37 niños menores de cinco años en los Estados Unidos anualmente.  Para los niños que sufren de este trastorno el proceso de alimentación podría tornarse en algo doloroso, imposible o que les cause miedo lo que dificulta el obtener la nutrición adecuada y un desarrollo saludable. 
    • Algunos de estos tipos son:
      • Problemas aceptando y tragando diferentes texturas de alimentos
      • Negarse a comer ciertos grupos alimentarios
      • No querer comer alimentos sólidos, ni líquidos
      • Episodios de coraje durante las comidas
      • Ahogarse o vomitar durante el periodo de alimentación
      • Problemas orosensoriales
      • Dependencia a un tubo gástrico para recibir alimentos

“Es importante conocer la diferencia entre los diferentes diagnósticos existentes para determinar el enfoque y las metas adecuadas para el tratamiento.  De esta forma, tanto padres como profesionales podrán trabajar en equipo logrando la mejoría del niño, bajo terapias que le permitirán desarrollarse sin ser perjudicial en la parte emocional del paciente”.  

Precision Health Centers, cuenta con un amplio programa en patología del habla que le ayudará a trabajar esta situación. Para más información puede acceder a nuestras redes en Facebook, Instagram, YouTube, Spotify o por nuestra página Web precisionhealthpr.com, o por teléfono al 787-333-0174.    PHC es un centro multidisciplinario de evaluación de audición, venta de audífonos, evaluación del habla y lenguaje, terapia de comunicación, terapia física, terapia vestibular, quiropráctica, naturopatía, entre otros. Contamos con más de 30 años ofreciendo servicios en Puerto Rico y Estados Unidos. Encuéntrenos en uno de nuestros 21 centros alrededor de Puerto Rico. 

POWERED by CadaDigital